Intensidad y tipo de ejercicio para cada edad

Intensidad y tipo de ejercicio para cada edad
7 diciembre, 2017 rodrigo

Si en algo hay consenso en todo el mundo de la medicina y el deporte es en los efectos beneficiosos del ejercicio en la salud. Pero como todo en la vida, los ritmos, la intensidad y el tipo de ejercicio debe variar de acuerdo a factores como las características del cuerpo, la edad, el estilo de vida y las metas por alcanzar con el entrenamiento.

No es igual la rutina para un proceso de rehabilitación médica que el entrenamiento de un atleta de alta competencia. Tampoco respondemos de la misma manera al ejercicio cuando tenemos veinte años que cuando tenemos cuarenta.

Cuánto ejercicio debo hacer según mi edad

Por eso debemos conocer cual debe ser la intensidad adecuada del ejercicio en adultos sanos, que desean conservar la salud y prevenir enfermedades relacionadas con la vida sedentaria.

Cada persona es diferente y a lo largo de su vida ha realizado distintos tipos de actividad física, por eso es el ritmo cardíaco el patrón ideal para optimizar los efectos del ejercicio.

Entre los 20 y los 30 años. El cuerpo se encuentra en sus niveles óptimos de fuerza resistencia y elasticidad es bueno aprovechar toda esa capacidad para fortalecernos, se recomienda cualquier tipo de ejercicio de intensidad moderada a alta. De 140 a 180 ppm.

De los 30 a los 40. Aún el metabolismo responde bien, pero ya es un poco más lento, para esta etapa los ejercicio aeróbicos, la natación puede funcionar muy bien. Intensidad moderada entre 126 y 153 ppm.

De los 40 a los 65. Las hormonas y el metabolismo del cuerpo cambia, es una edad dónde es mucho más difícil mantenerse. Se recomiendan caminar, trote moderado, hacer cardio, natación, yoga. El ejercicio moderado durante mayor tiempo es el ideal. Ejercicios de bajos a moderados con una frecuencia cardíaca máxima entre 120 y 140 ppm es ideal.

A partir de los 65. Debes hacer lo que más te guste, pero la natación es ideal para protegerte los huesos. Ejercicio de baja intensidad con una frecuencia cardíaca máxima de 93 a 108 ppm.

Ahora bien lo importante siempre será ejercitarte, a la hora que te sientas más cómodo, que la rutina diaria lo permita, con la intensidad y la frecuencia de ejercicio que más se adecue a tu edad, pero tratando de mantener la constancia para lograr esa forma física que te permitirá de toda la plenitud de la vida.