Influencers: las nuevas celebridades de la red

Influencers: las nuevas celebridades de la red
7 marzo, 2017 rodrigo

En las redes sociales, crear expectativas es valioso. En especial si quien comenta, recomienda, critica, en fin, ofrece su opinión, es una persona con reputación y seguidores (muchos seguidores). En un principio, tal vez de manera ingenua, las personalidades, los recién iniciados en las redes, los periodistas y los especialistas compartían con entusiasmo sus impresiones sobre productos, eventos, servicios y hasta simples experiencias. Hoy es altamente rentable hablar y los creadores de campañas lo saben. Por eso se ha hecho tan natural la Gestión de influyentes o “Influencers Marketing”.

Comencemos por definir qué, o quién, es un influyente. Primero apartemos quién no lo es: un famoso a quien contratas por decir que le gusta tu producto no lo es, él sería la imagen de la publicidad, y eso es otra cosa. El influyente es alguien que ayuda a los consumidores y usuarios a tomar decisiones. Puede ser un bloguero, un tuitero o un youtuber, un usuario de redes sociales que tiene afinidad con sus seguidores y logra influenciarlos en la toma de decisiones de manera amigable y dando la impresión clara de que sabe de lo que habla. Su opinión, de hecho, es tan valorada que suele un alto número de seguidores orgánicos, sus publicaciones poseen bastantes comentarios, publica con regularidad y sus contenidos son compartidos considerables veces.

Cada influyente es en sí una personalidad, tiene un tono, lenguaje y estética que le aportan valor a sus publicaciones. Y resalta por su reputación y visibilidad en el sector en el que se mueve. Cuando estas personas mencionan un servicio o un producto suelen incrementar las ventas y la visibilidad del objeto de la campaña; aumenta el tráfico de calidad en los sitios web o en las tiendas online y genera más conversiones y fidelización.

Las campañas de influencers se desarrollan en Twitter, Instagram, YouTube y SnapChat (está comprobado que no generan beneficios desde otras redes sociales). Su participación dentro de la campaña es informal, solo reciben una compensación para probar y comentar su experiencia. Pero te preguntarás si no les pago para que hagan publicidad entonces ¿cómo los contrato? Aquí te damos cuatro tips:

– Averigua quiénes son los que influyen a tus posibles clientes y hazles saber que tú existes, pero no de forma directa: menciones y referencias son la mejor opción.

– Comparte sus contenidos pero no lo hagas con un patrón, ya que generarás un efecto contrario.

– Ofréceles publicar una entrevista sobre su área o experiencias y publícala en tus canales.

– Si tienen un blog, ofréceles publicar como invitado o invítalos a escribir un post en tu blog.

– Crea una relación auténtica con ellos y facilítales el proceso para trabajar contigo, explícales cómo se beneficiarían colaborando juntos y enfatiza que tienen una audiencia en común.

Por último, unas recomendaciones para ubicar a los influyentes que te serán de más utilidad: Haz una lista partiendo desde quienes ya conoces, busca con palabras clave en Twitter, YouTube e Instagram, haz una búsqueda de blogs en Google, y lo más importante: ¡estúdialo!  Estudia su relevancia (utiliza Klout o Peer Index), su alcance (el tamaño de su audiencia) y su resonancia (cómo se relacionan con una audiencia en particular a través de contenido relevante). Suerte y ¡a influir!

 

(FRASE DESTACADA) Consigue que hablen de ti… pero que no lo haga cualquiera. Alíate con gente que es escuchada, que divierte con sus ocurrencias, siempre sabias, y al que suelen darle la razón sus múltiples seguidores.